Crucero

Un Crucero por El Nilo

Texto: Marian Gómez-Zamanillo

Fotos: Anel Fernández

©VRI

 

"Ahlan wa sahlan", dicen en Egipto para darnos la bienvenida

Navegamos lentamente sobre las tranquilas aguas del Nilo

Mercado

Un extenso desierto y un largo río se unieron para crear un maravilloso país: Egipto. Podrás sentir toda su energía  cuando llegues a él. Puede parecer que un viaje a este exótico país  es suficiente para conocer todas las maravillas que encierra, pero siempre quedara algo nuevo por descubrir.  Empezaremos por decir que los cruceros tienen algunas ventajas para aquéllos que no han visitado nunca el país, pues gracias a ellos veremos los monumentos más interesantes, dormiremos en los camarotes del barco, comeremos en su restaurante y durante el recorrido podremos contemplar el paisaje o darnos un baño en la piscina, además nos será muy fácil planificar nuestro viaje, las agencias tiene perfectamente estudiadas las rutas según el recorrido escogido.

LOS VIAJES

ESPAÑA

Rioja Alavesa

Valle del Jerte

Cava y Modernismo

Cantabria

Formentera

Hojas de Otoño

INTERNACIONAL

Brujas

Toscana en moto

Korcula

Budapest

La Camarga

La Provenza

Crucero Egeo

Rodas

Islandia

Costa Rica

Crucero Nilo

Langkawi

Los Cabos

Marrakech 

 

 

Encantador complejo rural para celebrar una boda o cualquierCortijoevento en la sierra de Madrid

Si quieres un viaje romántico y a tu Trinakriamedida a SICILIA pincha aquí

La información para viajar a ISLANDIA Islandia

 

 

El largo Nilo recorre el país a lo largo de más de 2.000 kilómetros. El crucero tradicional que nosotros realizamos (y que os aconsejamos), une las ciudades de Aswan y Luxor. Aunque todo el Nilo es navegable, es en este trayecto de 200 kms. donde se concentran los más importantes tesoros faraónicos. Los templos y tumbas más espectaculares. Te olvidarás de todo cuando admires su grandiosidad desde la cubierta del barco, disfrutes de los románticos atardeceres y  compruebes toda la vida que se mueve alrededor del hermoso valle del Nilo. Dicho esto… subamos al barco y entremos en el misterio del gran río.

ASWAN Y EL TEMPLO DE PHILAE

Philae

El viaje comienza en Aswan, en el alto Egipto. Conocida a raíz de la construcción de la “Alta Presa”, que recoge las aguas del Nilo abasteciendo de energía a todo el país. Puedes caminar por las zonas establecidas, ya que está fuertemente custodiada por ser absoluta prioridad nacional. El primer templo que se visita es el de Philae, a 8 kms. de Aswan. El lago Nasser,  embalse que produjo la presa, engulló pueblos y templos. Philae es uno de los que fueron desmontados y luego reconstruido en la pequeña isla de Agilika, ya que su isla original desapareció bajo el agua. Diez templos fueron salvados y cuatro quedaron para siempre bajo las aguas. Este templo está dedicado a la diosa Isis. Guardiana y diosa de la magia, del misterio de la vida y de la muerte. En sus muros encontraremos en forma de jeroglíficos la  hermosa historia de amor, de Isis con su hermano y esposo Osiris

TEMPLO DE KOM OMBO

Kom Ombo

En la ribera oriental del Nilo,  se encuentra la ciudad de Kom Ombo (Montañas de Oro). El templo se alza imponente sobre una colina. Está dedicado a dos dioses, Sobek y Haroeris, lo que lo convierte en el único templo doble de Egipto. Su fachada dispone de una puerta para cada templo, a pesar de que comparten los espacios del interior. En los muros encontramos relieves donde contemplar todas las fases de construcción del templo, así como un grupo de instrumentos quirúrgicos para realizar los procesos de momificación y el primer calendario que se conoce. Cerca del templo se pueden visitar una capilla donde se exhiben momias de saurios, procedentes de una necrópolis de cocodrilos cercana.

TEMPLO DE EDFU

Edfu

Para llegar al templo de Edfu, lo haremos en calesas arrastradas por caballos al trote y guiadas por las manos expertas de sus aurigas a través del polvo del camino. En el interior del templo de se encuentra el primer “laboratorio” de aromas y perfumes, materia en la que los egipcios eran y son  maestros. También contaba con una biblioteca con 3.000 papiros. La imagen de Horus se encuentra en todo el templo, el enemigo de Horus toma la forma de un hipopótamo al que deberá clavar diez arpones. En el lago sagrado tenía lugar el combate simbólico entre el dios y un sacerdote con máscara de hipopótamo.

LUXOR

Luxor

Por fin, llegaremos a Luxor, la antigua Tebas. En el este, el mundo de los vivos, con sus enormes templos y palacios, y enfrente el escondido Valle de los Reyes donde descansan los faraones. El palacio de Luxor llamado “El harén del sur de Amón”  construido por Amenhotep III. Su enorme fachada nos hace imaginar lo que podría haber sido hace miles de años. Se cuenta que Josefina le dijo a Napoleón antes de salir a la conquista de Egipto en 1798: “Si vas a Tebas, tráeme un pequeño obelisco", verdadera o falsa la anécdota, uno de los dos obeliscos que marcaban la entrada al palacio, el obelisco de Ramsés II viajó hasta París. A solo tres kms. encontramos  la ciudad fortificada de Karnak,  rodeada por una muralla de adobe de 8 metros de grosor y 2400 metros de perímetro, dentro el gran templo de Amón, algunos templos menores, capillas y el lago sagrado de 4 metros de profundidad, enfrente de este se encuentra una columna con el escarabajo sagrado, no olvidad dar siete vueltas alrededor  para que se cumplan nuestros deseos.  El recinto precedido por una avenida de 40 esfinges con cabeza de carnero une Karnak con Luxor. En el lado sur se encuentra el Templo de Ramsés III, precedido por 2 colosos.  Dentro la sala hipóstila,  la parte más impresionante de todo el recinto. La sensación es la de estar en un bosque de piedra. El techo reposaba sobre 134 columnas en forma de papiro de 15 metros de circunferencia con capiteles diferentes. Más adelante llegamos al jardín botánico: en sus muros observaremos representaciones de plantas, pájaros y animales exóticos.

SUGERENCIAS

Cruzando a la otra orilla llegaremos al enigmático Valle de los Reyes, también llamado por los faraones El Valle de la Verdad.

"¿Ves algo?", preguntó Lord Carnavon a Howard Carter, que miraba asombrado la cámara donde se encontraba el sarcófago y el tesoro de Tutankamon. "Sí, veo cosas maravillosas que no pertenecen a este mundo, cosas cuyo valor no se puede calcular". Era el 26 de noviembre de 1922. Este valle está situado en una zona escarpada de áridas colinas donde la vida parece imposible. Nos cuenta el guía que hasta el momento se han descubierto 80 tumbas de faraones, reinas y príncipes que escogieron tener aquí su última morada. La más famosa es la tumba de Tutankamon, por ser la única hallada intacta.  Viendo los tesoros, hoy  depositados en el Museo Egipcio de El Cairo, no podemos contener un “¡ohhh!”  de admiración.  Caminos construidos hace unos años conectan las diferentes tumbas, por ellas se desciende hacia las profundidades de las montañas a través de  corredores,  en cuyas paredes están representados textos del "Libro de los Muertos”. Los faraones empezaban a diseñar y construir su tumba desde el momento de su coronación. Los planos y los cálculos se realizaban con una medida, el Codo Real, de 52,4 centímetros.  En las paredes de los corredores, los faraones escribían amenazas y maldiciones contra todo aquel que osara violar su descanso. Famosa es la leyenda de "La maldición de Tutankamon", según la cual todos los que entraran en su recinto quedarían condenados a morir prematuramente y en extrañas circunstancias. Impresionados por la visita a aquellas tumbas pensamos si la maldición nos alcanzará. A fin de cuentas, también hemos  entrado en la tumba. Terminado el crucero por las aguas del Nilo, guardaremos durante mucho tiempo en la memoria los recuerdos de un espléndido viaje por la tierra de los faraones y los hermosos atardeceres navegando por las aguas del padre de todos los ríos.

DONDE COMER

En la mayoría de los restaurantes no sirven alcohol, la cerveza y el vino son caros. La alternativa es el chai (té) y el karkadé, bebida hecha de las hojas secas del hibisco, tiene la capacidad natural de saciar la sed. Se suele tomar fría.

En Aswan:

Al-Masry. Sharia al-Matar,  Aswan Restaurante popular con gran afluencia local, señal de autenticidad. No es lujoso pero preparan buenos kebabs y koshari,. Económico.

En Luxor:

Gerda’s Garden. Elkarnak, Hilton Hotel. Pequeño y agradable restaurante de cocina egipcia bien elaborada, excelente tajen. Su propietaria alemana también ofrece algunos especialidades de su país. Tiene cerveza y vino. Céntrico y de precios razonables.

Sofra. 90, Mohamed Farid street. Al Manshiya. Precioso restaurante muy bien decorado ubicado en una casa árabe de los años 30. Su terraza en el tejado es realmente agradable. Buena cocina egipcia. Cafés, karkadé y shisha en la terraza.

 

DE COMPRAS

Vas a encontrar que los egipcios son alegres y sienten una simpatía especial por los españoles. Oirás la palabra “jabibi” cuando se dirijan a ti y esa palabra significa “cariño” . Se la oirás a los vendedores que encontraras en cada parada del crucero, os aconsejamos lo más interesante de comprar según el lugar. ¡Acuérdate de regatear! Por regla general, te pedirán el doble de lo que debes pagar.

En Luxor: mercado de figuras y jarrones de alabastro, granito y diorita  a buen precio. En Kom Ombo: mercado especializado en chilabas, normales lisas o con bordados y las chilabas de 2 piezas que incorporan un  chaleco. En Aswan: en el mercadillo del Obelisco Inacabado hay rababas (instrumento parecido al violín). En el zoco de la ciudad son típicos las especias y los inciensos. En Philae: Las muñecas nubias, los colgantes y pulseras de madera de sándalo.

 

INFORMACIÓN

Os proporcionamos el mail de un guía, se llama Ibrahim Mohamed, habla perfectamente castellano y tiene unos conocimientos del país y su cultura increíbles. abdo_sr2010@yahoo.com. Móvil:002-0115991210.

Egipto en la web:

Página oficial internacional: http://www.egypt.travel/index.php?country=ES

Oficina de turismo en España:www.egiptomania.com/oficinaturismoegipto/turismo.htm

Excelente web sobre Egipto: http://www.eternalegypt.org/

 

©Diseñado y desarrollado por Estudio VRI (913 73 53 15)