Rodas

Rodas, la isla de los Caballeros

Texto: Marian Gómez-Zamanillo

Fotos: Anel Fernández

©VRI

 

Es la más lejana de las islas griegas

Impregnada por la presencia de los diferentes pueblos que la dominaron

 

El nombre de Rodas va unido al de su gigantesco coloso, una formidable escultura del pasado. Pero lo que hace que esta isla sea única en la actualidad no es la inexistencia de un icono, sino la presencia de los diferentes pueblos que la dominaron. Impregnada de su cultura, por ella han pasado y dejado su personalidad, griegos, españoles, franceses, italianos, turcos, judíos…

Es la isla más extensa del archipiélago del Dodecaneso (Doce islas). De tamaño similar a Gran Canaria, es la más lejana de todas las islas griegas y se encuentra a tan solo 18 kms. de las costas de Turquía.

 

LOS VIAJES

ESPAÑA

Rioja Alavesa

Valle del Jerte

Cava y Modernismo

Cantabria

Formentera

Hojas de Otoño

INTERNACIONAL

Brujas

Toscana en moto

Korcula

Budapest

La Camarga

La Provenza

Crucero Egeo

Rodas

Islandia

Costa Rica

Crucero Nilo

Langkawi

Los Cabos

Marrakech 

 

 

 

Encantador complejo rural para celebrar una boda o cualquierCortijoevento en la sierra de Madrid

Si quieres un viaje romántico y a tu Trinakriamedida a SICILIA pincha aquí

La información para viajar a ISLANDIA Islandia

 

 

 

LA CIUDAD DE RODAS

Se abre al Egeo sobre el Mandraki, el puerto en el que dicen se encontraba el Coloso de Rodas, una de las siete maravillas del mundo. Tenía 32 metros de alto y pesaba 70 toneladas. Cada pierna estaba apoyada en ambos lados de la entrada del puerto, defendiendo con su presencia la entrada a la isla. Su vida acabó con tan solo 66 años, cuando un terremoto lo derribó en el año 223 a.C. Parte de los restos del bronce del que estaba construido fueros fundidos en cacerolas planas y vendidos a unos mercaderes judíos del levante español (según relata el escritor Manuel Vicent) que apreciaron su forma para sus guisos de arroz. Hoy son dos columnas de piedra, sobre cuyos capiteles caminan dos ciervos de bronce, macho y hembra, las encargadas de defender la ciudad


Ciudad

Llegamos a las murallas, al cruzar sus 12 metros de espesor por alguna de sus once puertas entraremos en la ciudad medieval, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es una de las fortificaciones mejor conservadas del mundo. Los Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén dominaron Rodas el año 1310, permaneciendo dos siglos, hasta que Solimán el Magnífico conquistó la ciudad en 1522. Necesitó 400 naves y casi seis meses de asedio en doblegar la fortaleza de Rodas, que solo se rindió al agotarse sus provisiones. El Sultán, en homenaje a su heroísmo, permitió la salida de los derrotados caballeros y su regreso a Europa.

La Órden de San Juan nació en 1.113 cuando un monje llamado Gerardo Tum consigue que el Papa reconociera como hospitalaria su organización religiosa, que daba atención médica a los creyentes que habían peregrinado a Jerusalén. Pronto se convirtió en una orden militar ya dos siglos antes de llegar a Rodas (sin perder su carácter hospitalario). Los Caballeros más fieles y poderosos de cada nación cristiana formaron una especie de élite entre sus militantes, una clase especial de protectores, que guardarían la doctrina, las normas y los principios de la Orden. Calle de Los CaballerosLa fusión de los Hospitalarios con los Templarios ya en Rodas, incrementó la riqueza de la orden, a la cual el Papa asignó las propiedades de los Templarios en todos los países excepto en Aragón y Portugal. Ese doble carácter de los Caballeros transformó la ciudad, levantando una ciudad amurallada, repleta de edificios militares, humanitarios y religiosos. El gran maestre era el máximo dignatario de la Orden, hubo dos de origen catalán: Antón Fluvià en 1421, y Pere Ramón Sacosta en 1460.


La Calle de los Caballeros es el eje, una profunda y empinada calle empedrada anclada en la Edad Media. En ella se sitúan las posadas en las que residían los caballeros agrupados por lenguas (hay una posada de Francia, otra de Italia, de España…). El gótico predomina, con impresionantes puertas arqueadas y emblemas tallados encima de ellas. En lo alto de la calle está el Palacio del Gran Maestre. Pero antes de llegar a él tenemos que salir por alguna de las callejuelas que parten de ella hacia el sur y saborear su pasado medieval.
El Palacio del Gran Maestre, sobrio y de imponente aspecto, reflejo de su semblanza militar. Un conjunto de torres cuadradas, murallas y bastiones custodian el palacio. En el primer piso hay mosaicos de estilo helenístico y romano bellamente restaurados. Además, alberga dos exposiciones sobre la Rodas antigua y medieval. Esta construcción era la última línea defensiva de los Caballeros. El palacio fue destruido por un incendio en el siglo XIX y reconstruido por los italianos en el XX.
Al otro lado de la calle se levanta el Hospital de los Caballeros, hoy Museo Arqueológico, alojaba a peregrinos y en él curaban a los enfermos.  En las antiguas celdas y la sala de los enfermos se exhiben las piezas del museo, a destacar la Afrodita de Rodas del siglo I a.C.

Junto a la ciudad edificada por los Caballeros, podremos pasear por el barrio otomano y visitar la gran Mezquita de Mustafá y la de Murad Reis, en cuyo recinto hay un cementerio musulmán con tumbas con turbante para los hombres y sin él para las mujeres. El período turco durará hasta 1912 año en que Rodas pasa a manos italianas hasta 1943. De 1943 hasta 1945 los alemanes ocupan la isla, para ser nuevamente arrebatada por los ingleses, que ejercerán la administración hasta 1947 en que se integra a Grecia. Toda una historia….
Luego llegaremos a la calle Sokratous, donde estaba ubicado el  bazar. Esta calle es la más animada de la ciudad vieja, repleta de pequeñas tiendas. Calle abajo, finalizamos el paseo en la plaza Ipokratus donde podemos visitar la Lonja de los Mercaderes, del siglo XVI.
De vuelta a Mandraki es posible ver cómo preparan el pulpo los cocineros en sus terrazas y comprobar la habilidad de los marineros para atiborrar de conchas de colores, cientos de esponjas y un sin fin de regalos turísticos sus pequeños barcos amarrados a tierra.

SUGERENCIAS

ACRÓPOLIS DE LINDOS

Lindos

Lindos es un pintoresco pueblo de trazado medieval a 55 kms. de la ciudad de Rodas, en la falda de la montaña en cuya cima está la ciudadela.  La estrechez de algunas calles, asfaltadas con pequeñas piedras, impide la circulación de automóviles, pero sí de burros que hacen más llevadera la visita. Las casas, encaladas y de techo plano tienen varios siglos de existencia y al acercarnos, vemos sus portadas de piedras blasonadas. Algunas calles están protegidas del sol por toldos y emparrados. Sobre la ciudad de Lindos se sitúa la acrópolis, una ciudadela que fue fortificada sucesivamente por los griegos, por los romanos, por los bizantinos, por los Caballeros Hospitalarios y por los turcos. Hay restos griegos del teatro y de dos templos (el de Atenea Lindia y el de Zeus Polieo). Las vistas de los pequeños puertos y de las calas de la  costa de aguas transparentes son espectaculares.

SANTUARIO DE TSAMBIKA

Cerca de la aldea de Archangelos, a 35 kms. al sur de Rodas, encontraremos la playa de Tsambika, una de las más hermosas de la isla. A 1,5 km. hallarás el Santuario de Tsambika, hoy abandonado. Este conjunto arquitectónico esta formado por un antiguo monasterio y la iglesia de la Virgen de Tsambika. Se trata de un sitio de peregrinación. Una leyenda dice que un matrimonio, que anhelaba tener hijos, encontró en la costa de la isla un antiguo icono de la Virgen. Llevaron el icono al pico de Tsambika. Después de nueve meses tuvieron un hijo. Este acontecimiento se hizo famoso y por eso en la montaña fue construido el Monasterio. Actualmente hay parejas que acuden a este lugar para quedar embarazadas. Desde la carretera principal se desvía un camino con muchas curvas que lleva hasta la cima. Hay que subir a pie 300 escalones. Allí se pide a la Virgen que les conceda el milagro de engendrar un bebé. Si quieres niña, subes con un lacito rosa y si prefieres que sea un niño, lo llevarás azul. Es curioso ver la decoración de los lazos que lo inunda todo. Una vez que ya ha nacido el bebé, regresan para dar las gracias

DÓNDE COMER

En cualquiera de las numerosas y encantadoras tabernas griegas al aire libre, rodeados de un ambiente bullicioso y alegre. El pescado es fresco, el excelente oktopodi (pulpo), saganaki (queso a la plancha), tzatziki (yogur con pepino y ajo), dolmades (estofado envuelto en hojas de viña) y, como no, la conocida moussaka. Todo acompañado por vino de retsina bien frío.

Alexis Taverna (Sokratous, 18)  Restaurante familiar, pescado fresco seleccionado a diario en el puerto, verduras biológicas cultivadas en propia huerta. A destacar los erizos de mar o el pescado a la parrilla. Yogur griego con mermelada de nueces para terminar. Tiene vino de toda Grecia.

Romeo (Menekleous, 7) Céntrico pero tranquilo restaurante con jardín y terraza. Parrillada de pescado, souvlaki y buen pulpo a la brasa. Música griega en vivo. Precios razonables.

DÓNDE DORMIR

Spirit of the Knights Boutique Hotel (Alexandridou, 14). Situado cerca de las murallas, en la parte alte de la ciudad. Ocupa un edificio del siglo XIV restaurado con el asesoramiento del Departamento Griego de Arqueología. Hotel con la etiqueta Eco-Friendly, pertenece a Green Green World. Tiene seis grandes habitaciones de ambiente medieval. A partir de 145 € habitación doble. www.rhodesluxuryhotel.com
Nikos-Takis Fashion Hotel (Panetiou Avenue, 26). Ubicado en la ciudad medieval de Rodas. Tiene solo 7 habitaciones; cada una de ellas tiene su propia personalidad y temática, vino por gentileza de la casa, bombones, dulces caseros de bienvenida... El desayuno (totalmente casero) se sirve en un jardincito ubicado entre las habitaciones. Habitación doble 157 €. www.nikostakishotel.com

 

EsponjasDE COMPRAS

No dejéis de comprar esponjas naturales. Las hay de muchísimas variedades y tamaños. Se venden, junto a caracolas y estrellas de mar, en tiendas y en los barcos pesqueros anclados en el puerto.

 

 

 

     IR ARRIBA

©Diseñado y desarrollado por Estudio VRI (913 73 53 15)